Contrato Social por la Educación

Sociedad que aprende

Este tiempo de propuestas y de búsqueda de definiciones para un nuevo modelo económico y una nueva estructura administrativa, política y de concepción del Estado Ecuatoriano, nos pone diariamente en la reflexión sobre diferentes temas, difícil estar en todos y, a pesar de reconocer que la sociedad que aspiramos debe integrar armónicamente todas sus partes, por formación y ejercicio optamos por aspectos relacionados con temas sociales y de desarrollo que, desde su propia importancia deben ser colocados en el más amplio nivel de análisis.

Con mejores estrategias de difusión, los debates serios, deberían ser una oportunidad para fortalecer los aprendizajes que son posibles en la dinámica social cotidiana. La formación ciudadana, evidentemente, se produce más allá de los espacios educativos formales; por eso, la política de estado debe reconocer y tener propuestas con base en este evidente hecho: la sociedad es un espacio de aprendizajes.

Aspiramos que el nivel de análisis reconozca sus responsabilidades sociales. Lamentablemente, en más de una ocasión se pone en evidencia la debilidad del razonamiento. Esos planteamientos que se argumentan únicamente desde el criterio personal, nos da una muestra de la responsabilidad política y social con la que algunos grupos asumen la oportunidad de echar a andar nuevos paradigmas de desarrollo. Evidentemente, hay sectores a los cuales la evolución social y el sentido amplio del derecho humano les ha aportado muy poco, sus temas y argumentaciones son las mismas de muchos años atrás, sus mejores tesis se sostienen en la tradición y en la costumbre, en una supuesta moral pública que, además, ha sido definida sin ninguna representatividad.

Se pretende defender la vida con una visión del derecho que se inicia en la concepción y termina en el nacimiento. Con aguda precisión Julián Cruzalta, expositor en el interesante Foro: El Estado Laico y el Respeto de los Derechos Humanos, nos planteaba: ¿cuándo hemos visto a representantes de los grupos que dicen defender la vida haciendo propuestas o movilizaciones por los derechos que le deben dar dignidad a esa vida que dicen defender? Sobre la salud, la desnutrición, la educación de calidad, la inclusión, el trabajo y el salario digno, la vivienda, no hay ningún pronunciamiento de estas agrupaciones. Desde un fundamentalismo divorciado de la ciencia, se niega las miradas de las emergentes generaciones, no se reconoce la evolución social ni la progresividad de los derechos.

Como punto adicional, ¿cuánto del debate se está produciendo fuera de los tradicionales centros de opinión y de poder político? La crisis de la institucionalidad en nuestro País, en buena medida está vinculada con la tradicional concentración y centralismo de los medios, de la opinión y del debate. Seamos lo suficientemente inclusivos como para instalar los Foros y acercar las importantes visitas, hacia las capacidades de otras localidades; nos corresponde recrear estrategias para favorecer la participación de la ciudadanía de la manera más amplia

 

 

Contrato Social por la Educación en el Ecuador

Pedro Basán N35-87 y Mañosca - Telf: 593-2-3316558 / 3316233 - info@contratosocialecuador.org.ec - Quito-Ecuador

         

Desarrollado por Diego Apolo Buenaño