Contrato Social por la Educación

Los recursos sicopedagógicos en la educación

Por: Nila Guevara Castro

El apoyo sicopedagógico ha sido mencionado en un acuerdo ministerial de la última década del siglo pasado y seguramente incluido en la nueva Ley de Educación, como una obligación de las entidades educativas para con los estudiantes. En la práctica el uso y administración de estos recursos ha sido dejada en manos de los DOBE (Departamento de Orientación y Bienestar Estudiantil) en el caso de la educación pública urbana y en algunos establecimientos educativos privados como un servicio dirigido a estudiantes con dificultades de aprendizaje o de conducta.

Esta estrategia de apoyo sicopedagógico no es solamente una herramienta de sicólogos, sino y fundamentalmente, un elemento que puede ser integrado como eje de una metodología educativa participativa. Lo sicopedagógico es un conjunto de estrategias metodológicas apoyadas por “recursos” que pueden ser ambientes preparados y equipados con materiales palpables, manipulables, llamativos visualmente y seguros. Estos materiales y ambientes permiten la interacción de los estudiantes en juegos y procesos que pueden ser asociados a los contenidos del currículo; estimulando además funciones como la atención, la asociación, la discriminación y la memoria. Las interacciones permiten la autonomía de los estudiantes, por un lado, así como la cooperación y el trabajo en equipo con sus compañeros y docentes.

La infraestructura, edificio o aula y el respectivo equipamiento, son elementos sicopedagógicos que pueden facilitar o bloquear el aprendizaje. Una infraestructura apropiada, cómoda, variada (aulas, biblioteca, canchas deportivas, áreas de juego, laboratorios, huerto, jardínes, cocina-comedor y otros) segura y visualmente atractiva, como las aulas para los pre-escolares, genera en los estudiantes una sensación de confort y bienestar que los prepara emocionalmente para aprender. Cabe preguntarse ¿por qué a partir del segundo grado van desapareciendo los colores, los mensajes gráficos, las carteleras, la posibilidad de transformar el aula para cambiar de actividad o de salir de ella para continuar aprendiendo?

Los niños y niñas hasta los 12 o 13 años, cuando ha madurado el proceso de fluidez de la mielina a través de su sistema nervioso, aún no están listos para aprender de manera teórica-abstracta solamente, antes de esta edad es fundamental estimular la relación de los niños con el ambiente y los objetos que le rodean a través de los sentidos (vista, oído, olfato, tacto y gusto). Esta relación o sensaciones son filtradas por las emociones de los niños y niñas (alegría, miedo, ira, etc.) antes de transformarse en percepciones que son la base del conocimiento. No es lo mismo aprender fracciones con ½, un ¼ o un 1/3 que partir una torta o un pan y comérsela entre dos, cuatro o tres personas o usar un juego de dominó para asociar la relación entre las fracciones y los gráficos.

Los recursos sicopedagógicos juegan un papel fundamental para estimular y desarrollar las habilidades de aprendizaje, del pensamiento lógico y la comprensión de las reglas, normas y rutinas que van siendo los límites que permiten una mejor convivencia con los otros seres humanos y el medio ambiente. Ojalá todas las escuelas del país tuvieran la infraestructura, ambientes y materiales necesarios para el aprendizaje y ojalá todos los docentes pudieran desarrollar sus habilidades lúdicas como los profesores pre-escolares… entonces tendríamos estudiantes que aprenden y comprenden.

 

 

Contrato Social por la Educación en el Ecuador

Pedro Basán N35-87 y Mañosca - Telf: 593-2-3316558 / 3316233 - info@contratosocialecuador.org.ec - Quito-Ecuador

         

Desarrollado por Diego Apolo Buenaño